(Claudio Blanco) El Intendente de Varela, Andrés Watson, abrió las 119 sesiones ordinarias del Concejo Deliberante ante un colmado, pero ordenado, recinto. Secundado en el atrio principal de la Presidenta del HCD, Laura Ravagni y el secretario del Concejo, Gustavo Rearte, el Jefe Comunal delineó un discurso que tuvo un encabezado de duras críticas al rumbo económico emprendido por el gobierno de Mauricio Macri y lo contrastó con la gestión de su gobierno local.  En el backgroud, tuvo el tiempo de referirse y pedir aplausos a la Orquesta Sinfónica de Varela, a los excombatientes de Malvinas y a los familiares de los soldados caídos y a diversos deportistas locales, mientras dejaba trascender las obras por venir, entre las que se cuenta un centro de alto rendimiento en el viejo molino harinero de lo que otrora fuera la empresa Marlenheim, en Bosques, para terminar con unas palabras escritas por el Papa Francisco al cumplir su quinto año de pontificado: “A los que puedan haberse sentido ofendidos por algunos de mis gestos les pido perdón (…) y si alguna vez se alegran por cosas que yo pude hacer bien, quiero pedirles que las sientan como propias. Ustedes son mi pueblo, el pueblo que me ha formado, me ha preparado y me ha ofrecido al servicio de las personas”, finalizó Watson para dar pie al aplauso final y ante la mirada del Padre Miguel Hrymacz, quien desde la época del Obispo Jorge Novak, fue la voz política cantante de la Iglesia local.

“Una de nuestras prioridades institucionales es articular con las principales entidades gremiales empresarias las agendas de trabajo propositivas para dar respuesta a demandas concretas de las más de 200 industrias radicadas en el municipio” remarcó en su discurso el intendente, siendo el único de la zona en hacer foco en la importancia de éstas entidades que agrupan y ayudan a las PyMEs de la región, como la CGERA y FOCAVA, por caso. Miraban atentamente éste momento del discurso Facundo Galdós y María Eugenia Ruíz, como representante de las pequeñas y medianas empresas de la región; “Rulo” Da Costa, desde la Unión Industrial de Varela; Christian Miño como exponente de las cooperativas locales y “Calo” Spencieri, desde su lugar en la Cámara de Comerciantes del Cruce Varela y su rol como dirigente de Defensa y Justicia. Sobre la situación de los trabajadores, que viene de la mano de la realidad de las PyMEs, ponían especial atención los referentes dela CGT regional.

Sin dar lugar a que el recinto legislativo de los exlaboratorios YPF esté rebosante de asistentes, cual subterráneo en Constitución a las 8 de la mañana, y con un discurso ondulante entre la crítica dura pero sin tono estridente, los logros de la gestión, las obras a concretar y la apelación a lo social y lo católico, Andrés Watson dejó su sello de nueva generación al frente del Ejecutivo varelense, tras 25 años de un lugar ocupado por el hoy diputado bonaerense, Julio Pereyra, quien observaba todo desde un costado y recibía agradecimientos y guiños de ojos constantes de su sucesor.

EL DISCURSO

Acaso la crítica más dura hacia el gobierno de Macri haya estado en su primera parte del discurso. Allí, arremetió contra las políticas sociales y económicas del actual gobierno macrista, mientras explicaba algunos números y remarcaba el trabajo mancomunado que tendrá su año de gestión con las entidades gremiales empresarias, como lo son la Confederación General Empresaria de la República Argentina (Regional Sur) y a la Cámara de Empresarios Bonaerenses FOCAVA, que tienen como principal impulsor y estandarte al dirigente Facundo Galdós. Debajo, transcribimos la primera parte del discurso de apertura de las sesiones ordinarias del Concejos Deliberante del intendente de Varela, Andrés Watson:

(…) “Quiero que los varelenses sepan que me preocupa mucho el momento que nuestro país está atravesando, que me preocupa el impacto negativo que las políticas económicas están generando en nuestras comunidades. Es inaceptable que en un país rico se incremente la pobreza, que en un país donde crecía el empleo hoy volvamos a hablar de desocupación, que los vecinos me cuenten que no llegan a fin de mes, que se quedaron sin trabajo porque la empresa donde trabajaban cerró y que ahora pagan en cuotas los servicios públicos.
En estos dos años de gestión, el gobierno de Cambiemos viene demostrando cuál es su proyecto político económico. Sus promesas de cambio nos remiten a un pasado neoliberal, de destrucción del empleo y la actividad productiva, pérdida del poder adquisitivo del salario, crecimiento de la pobreza, endeudamiento y aumento de la inflación. Un pasado que creíamos superado.

El aumento indiscriminado de las tarifas de los servicios públicos, como el agua, la luz o el gas, incluso el de los combustibles, impactan directamente en la economía de las familias. La inflación creciente licúa el poder adquisitivo de los salarios: por ejemplo, en nuestra región, según el Índice de Precios del GBA, los precios de electricidad, gas y combustibles crecieron sólo en el último año un 129%, mientras que alimentos claves como las verduras, frutas y lácteos, crecieron un 34, 30 y 27% respectivamente, afectando el consumo de todos los vecinos.

En síntesis, estas políticas económicas afectan tres pilares básicos de nuestra comunidad en general y de la economía municipal en particular: el trabajo, el consumo y la industria.

En solo dos años, el desempleo vuelve a estar lamentablemente como una de las problemáticas más acuciantes tanto en el plano nacional, provincial como local. El conurbano bonaerense fue el territorio que registró la segunda tasa de desocupación más alta del país, alcanzando el 9,2%, sólo superado por el partido de General Pueyrredón.

Yendo al plano local, las solicitudes de seguro por desempleo se duplicaron durante los primeros dos meses de 2018, en relación con el mismo período del año pasado.

Frente a este escenario, el municipio tuvo que redoblar sus esfuerzos en pos de defender las fuentes laborales de nuestros vecinos y vecinas, a través del fortalecimiento de la intermediación laboral, herramienta de la cual me explayaré más adelante.

Por la pérdida de poder adquisitivo, entre diciembre del 2015 y diciembre de 2017, las ventas del comercio minorista a nivel nacional cayeron un 11,1%. Y en nuestro distrito en 2017 cerraron 757 comercios: más de 2 comercios por día.

Por otra parte, crecieron las importaciones un 25% en los últimos 2 años, mientras que el déficit comercial creció aún más: 37,7%. Esta política aperturista que recuerda a la practicada en los ’90, sólo puede tener como efecto la reducción de la demanda de productos nacionales, que se suma a una menor demanda interna como consecuencia del deterioro del poder adquisitivo y por aumentos tarifarios que fuerzan a nuestras Pymes a competir en condiciones desventajosas con el resto del mundo.

En definitiva, la integración inteligente con el mundo que prometieron no se está dando por intermedio de las inversiones ni tampoco por el lado las exportaciones, sino como ocurriera cíclicamente en nuestro país, por el ingreso de productos importados afectando la producción y el empleo nacional, provincial y local, y por un endeudamiento atroz que más temprano que tarde estará mostrando sus consecuencias.

Mientras el gobierno nacional se endeuda hipotecando nuestro futuro como Nación, nosotros desde el Municipio de Florencio Varela podemos mostrar un equilibrio financiero y presupuestario. A partir de una administración ordenada que permite hacer frente al pago de todas las deudas; sin necesidad de recurrir a préstamos a largo plazo, generando una política de desendeudamiento.

En Varela nos propusimos seguir creciendo con inversiones productivas y generar empleos genuinos, siendo una de nuestras prioridades institucionales consolidar un estrecho vínculo con los empresarios industriales, emprendedores y productores rurales del distrito; además de articular con las principales entidades gremiales empresarias, las agendas de trabajo propositivas para dar respuesta a demandas concretas de las más de 200 industrias radicadas en el municipio y los más de 500 productores rurales.

Como les dije anteriormente, la promoción de las inversiones productivas sigue siendo una de las prioridades de la gestión municipal. En este sentido, en el 2017 lanzamos tres herramientas específicas para apoyo, fomento y fortalecimiento de las industrias locales:
El Programa de Fomento a las Exportaciones
El Programa de Encuentro, Vinculación y Asistencia
y el Banco de Proyectos Productivos Innovadores

Continuamos con la búsqueda de inversiones y los intercambios tecnológicos y educativos, como el desarrollo de lazos de intercambio social y económico con la República Popular de China” (…).

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.