Mageri en tribunales(Télam) El único detenido por el crimen de la adolescente negó haber matado a la joven y reiteró que se hizo cargo del hecho porque lo “apretó” la Policía, según afirmó su abogado, Marcelo Biondi. Al declarar por primera vez ante el magistrado, el encargado reiteró que se hizo cargo del hecho porque la Policía lo “apretó”, insistió en que la causa en su contra estaba “armada” y preguntó por qué no investigaron al círculo íntimo de la víctima. Declaró sin responder preguntas, por lo que entre los pasillos judiciales y la opinión pública queda aún la sospecha de que solo es parte de su coartada, ya que todo inocente de verdad declara mucho antes y de manera insitente y no meses después, como lo hizo el portero.

Mangeri fue trasladado esta mañana para declarar ante el juez por primera vez sobre el homicidio presuntamente cometido en el barrio porteño de Palermo, ya que anteriormente sólo se había referido a los supuestos apremios ilegales que sufrió por parte de policías.

“No es fácil que alguien le diga a un juez que él pensaba que le habían armado una causa, él y sus colaboradores. Entonces le pidió que amplíe la investigacion. Se vivió un momento muy difícil cuando Mangeri dijo eso”, contó Miguel Angel Pierri, uno de sus defensores, en la puerta de Tribunales.

Según el abogado, “fue una declaración muy dura, muy contundente, muy clara, en ningún momento se quebró, fue muy sólido” y a su entender, no hizo falta formular preguntas.

Aclaró que el portero contó hora por hora lo que hizo el 10 de junio, cuando Angeles fue vista por última vez en el edificio de Ravignani 2360 de Palermo, horas antes de que su cadáver fuera hallado en el predio de la Ceamse en la localidad bonaerense de José León Suárez.

“Mangeri lo ha dicho claramente, le armaron una causa, que él no tuvo contacto con la víctima en ningún momento”, enfatizó Pierri y dijo que su cliente mencionó a propietarios con los que estuvo en el momento en que supuestamente atacó a la chica.

Por su parte, Marcelo Biondi, su otro abogado, contó que Mangeri le pidió al juez que le permitiera defenderse y revisar la prueba del ADN con una junta de expertos porque “él no tuvo ningún contacto físico con Angeles ni ese día ni ningún día anterior”.

“Dijo que la causa se la habían armado, que podía ser un error por parte del laboratorio y entonces necesitaba que fuera revisado y pueda haber una junta de expertos que diga si está bien o mal hecha” la pericia, agregó.

Según Biondi, el portero manifestó que “la investigación, por una construcción policial, estaba direccionada hacia su persona desde un principio y que la Justicia nunca investigó el círculo personal de la víctima”.

“Dijo que la justicia no había investigado a la familia de Angeles”, explicó el defensor y detalló que el portero dijo que la relación que mantenía con la chica era como con cualquier otro propietario o inquilino.

“Es positivo, ha dado su versión, ha ratificado su inocencia y le ha pedido al juez que permita una junta de expertos”, resumió Biondi, quien adelantó que el lunes pedirá una serie de medidas y que se cite a nuevos testigos.

Sobre el día de la desaparición de Angeles, según Biondi, Mangeri contó que esa mañana estuvo limpiando el hall del edificio y vio salir a Angeles; a su madre, Jimena; a su hermano, Juan Cruz, y a su padrastro, Sergio Opatowski.

El abogado aclaró que el portero dijo que Angeles fue la última que salió de la planta baja alrededor de las 8.30 y que luego no la vio regresar ni a ella ni a ningún miembro de la familia hasta las 17, cuando llegó la madre de la adolescente.

“Después estuvo en su domicilio, se sentía mal, estuvo durmiendo un rato a la tarde y posteriormente hizo un relato circunstanciado de todos los hechos de los cuales fue víctima el viernes 14 de junio”, explicó el defensor.

El portero reiteró que lo obligaron a ponerse ropa policial para ir a la fiscalía a cargo de María Paula Asaro y que allí fue interrogado por efectivos de la Policía Federal que le hicieron “preguntas incriminantes” y lo pusieron muy nervioso.

“Manifiesta que estos funcionarios lo tuvieron un lapso de tres horas, que lo estuvieron apretando, obligando a que se haga cargo del hecho sino iba a quedar detenida su mujer que estaba declarando todo al revés que él”, sostuvo Biondi.

Entonces, según el abogado, por eso el portero se terminó incriminando en el hecho y no porque fuera responsable.

Por eso, Biondi pidió que avance la causa en la que denunció que su cliente sufrió apremios ilegales.

Además del juez Ríos y la fiscal Asaro, también estuvo en la declaración indagatoria Fernando Fiszer, titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción 8, quien a partir de hoy se sumó a la causa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.