(Radio GBA / DR) Tras diez horas de deliberación, la Red Parlamentaria por la Soberanía y la Unidad Latinoamericana y Caribeña, que reúne a 30 legisladores de 17 países de la región, emitió un documento en el –entre otros puntos– se pide la libertad de Milagro Sala.

El enunciado, de un fuerte tono de repudio hacia nuestro país -y del cual desde Radio GBA estamos plenamente de acuerdo- se expresa en el punto 15 de la Declaración, dónde se publica textualmente: “15.Expresar nuestro repudio ante el atropello a las instituciones por parte del Gobierno de la República Argentina, lo cual se evidencia en la usurpación de las atribuciones que el Congreso de la Nación tiene para debatir y hacer las leyes; nombramiento de jueces de la Corte Suprema de Justicia de la Nación sin acuerdo del Senado; disolución por decreto del órgano de aplicación de la ley de medios promoviendo los monopolios de información, censura de la prensa opositora, el cierre del canal de televisión del Senado, despidos masivos injustificados de trabajadores y trabajadoras del sector público y privado; así como la persecución de personas por su ideología política, como es el caso de la detención arbitraria de Milagro Sala, líder indígena y legisladora ante el Parlasur. En este sentido, exigimos su liberación inmediata y la restitución plena de sus derechos.”

Reunida en Ecuador, la Red Parlamentaria por la Soberanía y la Unidad Latinoamericana y Caribeña, que reúne a 30 legisladores de 17 países de la región, elaboró y votó un documento que será entregado a Danilo Medina, presidente de República Dominicana, quien asumirá la presidencia pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

En el manifiesto se comprometen a impulsar la defensa y promoción de la independencia, la soberanía y la unidad en la diversidad de América Latina y el Caribe.  Los más de 30 parlamentarios integrantes de la Red reconocen el papel protagónico de los gobiernos progresistas que derivaron en los logros y conquistas que garantizan derechos ciudadanos y exhortan a todos los gobiernos, parlamentos y pueblos a no retroceder ni vulnerar los derechos conquistados en la lucha democrática.

En ese sentido, los representantes de los 17 países reunidos repudiaron el encarcelamiento de la dirigente social y diputada del ParlaSur, Milagro Sala, al tiempo que exigen su liberación inmediata.

Los 25 puntos de la declaración:

1. Impulsar la defensa, protección y promoción de la independencia, la soberanía y la unidad en la diversidad de América Latina y el Caribe, ante la amenaza que constituyen los métodos de guerra no convencionales, utilizados por los centros hegemónicos, con el fin de socavar y derrocar gobiernos legítimamente electos y causar graves daños políticos, sociales y económicos a nuestras naciones. Señalamos como parte de estos métodos, el uso de sabotajes económicos con pleno respaldo de los medios de comunicación hegemónicos que sirven como plataformas de reproducción de mentiras y tergiversaciones de las realidades de países como Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Cuba, Brasil, entre otros.

2. Reconocer el papel protagónico de los gobiernos progresistas en sus respectivos procesos de cambio y en los incuestionables logros y conquistas institucionales, sociales, económicas y políticas alcanzadas por los pueblos latinoamericanos y caribeños en las últimas décadas.

3. Exhortar a todos los gobiernos, parlamentos y pueblos a no retroceder ni vulnerar los derechos conquistados en la lucha democrática, y a seguir avanzando para alcanzar el ejercicio pleno y universal de los mismos.

4. Profundizar los avances alcanzados para lograr una verdadera integración regional, así como las políticas orientadas a fortalecer nuestra soberanía y la cooperación y solidaridad entre pueblos hermanos.

5. Convocar al fortalecimiento de la cooperación Sur – Sur que, además de estrechar nuestra relación entre iguales, robustece y complementa nuestras visiones del desarrollo, en las que el ser humano es la prioridad.

6. Ratificar el pronunciamiento de la CELAC que declara a nuestra región como zona de paz y rechazar cualquier tipo de injerencia extranjera en la definición de nuestras políticas internas como países independientes. Respaldamos y acompañamos el proceso de paz en Colombia.

7. Promover la democratización del sistema internacional y la construcción de un mundo pluripolar, sobre la base del respeto a la autodeterminación de las naciones.

8. Impulsar economías complementarias, sólidas y solidarias, fundamentadas en el trabajo productivo liberador y en la soberanía sobre los recursos naturales que satisfagan las necesidades reales de nuestros pueblos y consoliden a nuestra región como un bloque en el concierto mundial. Concebir además, la construcción de sistemas tributarios que contribuyan a la redistribución de la riqueza.

9. Incentivar la construcción de espacios intrarregionales para la mediación y resolución de conflictos entre organizaciones de derecho privado y Estados.

10.Reconocer la libre movilidad como un derecho fundamental del ser humano y exigir el respeto a los derechos de los migrantes.

11.Permanecer alertas frente a los intentos de generar acuerdos comerciales que pongan en riesgo nuestras economías y la soberanía de nuestros pueblos.

12.Reconocemos que los Pueblos Indígenas sufrieron el genocidio en América; la justicia, la reparación y el resarcimiento siguen pendientes.

13.Apoyar a los Estados Miembros de la Comunidad del CARICOM en su lucha por la reparación del genocidio de pueblos nativos y la esclavitud de pueblos africanos en el Caribe, en la ruta del esclavismo transatlántico gestada por países Europeos como Inglaterra, Francia y Holanda.

14.Acompañar a las víctimas del terrorismo perpetrado por parte de la derecha venezolana durante las manifestaciones violentas de 2013 y 2014, y respaldar su lucha contra la impunidad que pretende ser impuesta por la actual mayoría legislativa.

15.Expresar nuestro repudio ante el atropello a las instituciones por parte del Gobierno de la República Argentina, lo cual se evidencia en la usurpación de las atribuciones que el Congreso de la Nación tiene para debatir y hacer las leyes; nombramiento de jueces de la Corte Suprema de Justicia de la Nación sin acuerdo del Senado; disolución por decreto del órgano de aplicación de la ley de medios promoviendo los monopolios de información, censura de la prensa opositora, el cierre del canal de televisión del Senado, despidos masivos injustificados de trabajadores y trabajadoras del sector público y privado; así como la persecución de personas por su ideología política, como es el caso de la detención arbitraria de Milagro Sala, líder indígena y legisladora ante el Parlasur. En este sentido, exigimos su liberación inmediata y la restitución plena de sus derechos.

16. Promover el compromiso de nuestros partidos y gobiernos en el combate a la corrupción y la impunidad.

17.Rechazar el bloqueo económico, comercial y financiero que mantiene los Estados Unidos contra Cuba, instar a su levantamiento y hacer un llamado al presidente Barack Obama para que utilice con determinación sus facultades ejecutivas para flexibilizar su aplicación.

18.Reclamar la devolución a Cuba del territorio que ilegalmente ocupa la base naval de Estados Unidos en Guantánamo.

19.Exigir la derogatoria inmediata del Decreto Ejecutivo, emitido por el Presidente Barack Obama que declara a Venezuela como una amenaza a Estados Unidos.

20.Apoyar y vigilar el cumplimiento de los compromisos relativos a la protección del medio ambiente, asumidos por la región y el resto de países en instancias internacionales.

21.Respaldar la decisión democrática del pueblo boliviano de llevar a cabo un referéndum constitucional para la reelección de presidente y vicepresidente, que se llevará a cabo el 22 de febrero.

22.Fortalecer iniciativas de comunicación masiva, que respondan a un manejo contrahegemónico de la información, como es el caso de la Cadena Multiestatal TELESUR, así como otras iniciativas de comunicación masiva, a través de medios tradicionales y redes sociales.

23.Velar por el respeto y los derechos humanos de nuestros líderes políticos y defensores de los derechos de los pueblos, frente a la criminalización por posturas ideológicas de izquierda en varios países.

24.Rechazar cualquier tentativa de retomar una agenda neoliberal en la región, tomando en cuenta los efectos destructivos que esa política tuvo en la región durante los años noventa, tales como la privatización de los servicios y bienes públicos, la subordinación a las políticas del Fondo Monetario Internacional, los programas de austeridad fiscal que fracasaron en el mundo entero, profundizando la recesión y atentando a los derechos de las y los trabajadores y los pueblos.

25.Rechazar el uso de nuestros Parlamentos para desestabilizar y derrocar los gobiernos democráticamente electos, y en defensa de intereses transnacionales. Así mismo, repudiar las tentativas golpistas en contra de la Presidenta de la República Federativa de Brasil, Dilma Rousseff, considerándolas como un grave atentado a la democracia en Brasil y América Latina. No aceptar que se re-editen los golpes parlamentarios ocurridos anteriormente en Honduras y Paraguay. Nosotros los parlamentarios manifestamos el apoyo al Gobierno y al pueblo brasileño que luchan por la democracia.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.