CNCT en Mondragon(Radio GBA / Prensa CNCT) Christian Miño, presidente de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo -CNCT- y de la Federación de Cooperativas de Trabajo Unidas de Florencio Varela, encabezó la delegación argentina del cooperativismo de trabajo en Mondragón, España, como protagonistas del “Taller de Emprendimiento Cooperativo” llevado a cabo en el País Vasco entre el 15 y el 21 de setiembre.

Una comisión de 25 personas de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (Cnct) fueron los que viajaron al País Vasco para participar del Taller autogestivo, llevado a cabo en la corporación cooperativa Mondragón, entre el 15 y el 21 de septiembre, en la localidad de Oñati, provincia de Guipúzcoa. La importancia del debate en torno a la corporación cooperativa más grande del mundo, que intenta sobrevivir a la crisis europea no sólo en el sentido económico sino también en la base de sus valores no capitalistas, se vuelve fundamental a la hora de pensar modelos de desarrollo de la Economía Social en su conjunto.

El grupo de la Confederación estuvo formado por el presidente Christian Miño, el vicepresidente Alberto Rosa, el tesorero Oscar Páez, e integrantes de las federaciones Fecootraun Florencio Varela, Fecooaport, la Red Textil, la Red Gráfica, Fadiccra, Fecootraun Corrientes, Facta, Fecootra, Fecooper, entre otras. De Argentina también viajó una comisión de la Universidad Tres de Febrero, representada por el Dr. Jorge Bragulat.

Sede Central de Mondragón

La “Semana internacional”, como se le llamó al evento, empezó con una visita a la sede central de la Corporación Mondragón, donde fueron recibidos por el Sr. Mikel Lezamiz, director de Difusión, quien explicó el funcionamiento de la corporación, su estructura económica y social, la historia del cooperativismo en el País Vasco, y la labor del Padre Arizmendarrieta (precursor de los valores cooperativistas, promotor de la primera cooperativa que se fundó con los profesores que iniciaron la Universidad de Mondragón). “Es necesaria la redistribución de la riqueza, pero más apremiante la socialización de la cultura, para poder pensar en la verdadera humanización del trabajo (…) Hay que socializar el saber para democratizar el poder”, expresó en alguna oportunidad el Padre Arizmendarrieta..

Al finalizar la jornada se generó un debate sobre los mecanismos de elección de los representantes, tanto de la Corporación Mondragón como de las diferentes divisiones y particularmente de las cooperativas asociadas. Para entender la dimensión de la experiencia, vale recordar que Mondragón pasó de estar compuesta por cinco jóvenes en 1956 a más de 80.000 en la actualidad, y que dejó de ser una pequeña empresa que producía estufas a ser el primer grupo empresarial del País Vasco y el séptimo grupo empresarial del Estado Español. También es importante señalar que dentro de su estructura funciona la Universidad Mondragón, la Caja Laboral (Banca Cooperativa), Lagun-Aro (Entidad de Previsión Voluntaria), Ikerlan (Centro de Investigación Tecnológica), entre otros.

Saiolan S.A.

Después se realizó una visita al Centro de Empresas e Innovación de Mondragón, conocida como Saiolan, incubadora de proyectos que se encarga de alentar la generación de emprendedores, tanto a nivel cooperativo como en otro tipo de forma jurídica. Este centro colabora con la Universidad, con el fin de desarrollar nuevas formas de emprender, generar empleo y mejorar la competitividad de las empresas cooperativas a través de la innovación.

Por la tarde, el Profesor José María Larrañaga dio una Conferencia sobre “Dirección por valores: Liderazgo Cooperativo”, la cual hizo hincapié en la importancia de lograr direccionar los objetivos para que se trabaje de forma mancomunada entre los asociados de la cooperativa, razón por la cual surge la importancia del liderazgo como aptitud que se puede construir a través de la capacitación continua. Al respecto, se realizó una experiencia práctica que permitió experimentar la importancia del trabajo en equipo para lograr un objetivo que individualmente sería imposible concretar.

Rafael Altuna

El segundo día, el profesor Rafael Altuna dio una clase sobre las “Claves de la Experiencia Cooperativa Mondragón y las cooperativas de trabajo asociado”, que se refieren a la situación que vivió el País Vasco luego de la Segunda Guerra Mundial, con consecuencias tanto culturales como sociales, que hicieron que la experiencia de Mondragón haya crecido durante 60 años permitiendo la generación de aproximadamente 80 mil puestos de trabajo y una facturación aproximada de 12.574 millones de Euros, 257 entidades Asociadas (103 cooperativas, 122 sociedades filiales, 8 Fundaciones, 1 Mutual, 10 entidades de Cobertura, 13 servicios internacionales).

Altuna agradeció por la visita y aclaró que “no hemos querido enseñarles nada, sino compartir una experiencia de 60 años que hemos desarrollado en el País Vasco, y nuestra intención es expandirla en lugares donde se crea que puede ser positivo, para un mundo más equitativo y justo y para el desarrollo de la economía social”.

Ulma

Por la tarde se visitó el Grupo Ulma Construcciones, donde el mismo Presidente se ocupó de encabezar la recorrida y describió las diferentes divisiones que posee además de la construcción, como es el sector agrícola, elevadoras, diseños de ingeniería etc. También comentó que a raíz de la crisis económica de esta década, los asociados en Asamblea decidieron bajar al 80 % sus ingresos, desde hace 5 años, con el fin de mantener los puestos de trabajo. Otra medida que se tomó fue la exportación de los servicios a través de filiales que tienen en China, India y Brasil principalmente. Estas últimas no funcionan como cooperativas sino como Sociedades Anónimas, las cuales finalmente conforman el Grupo Ulma. Esto último representa uno de los desafíos que posee la comunidad Mondragón, ya que esta medida permitió mantener los puestos laborales cooperativos en el País Vasco, pero no se ha logrado que estas filiales puedan ser establecidas como Cooperativas, ya sea por las legislaciones de cada país como por otros motivos económicos. En nuestro país, el grupo Ulma fue la encargada de construir el Puente de la Mujer en Puerto Madero, como muestra de la gran capacidad arquitectónica que ha logrado.

Fagor Arrasate

También se visitó a la cooperativa Fagor Arrasate, con la coordinación de David García, Director de Desarrollo Corporativo, realizando un recorrido por las instalaciones. García hizo hincapié en la necesidad de la innovación continua como método para subsistir en un mercado globalizado y cada vez más competitivo.

Urko López

Luego, el Profesor Urko López, analista e investigador de la Universidad de Mondragón, expuso la importancia de la intercooperación como principio fundamental establecido por la Alianza Cooperativa Internacional ACI.

Iñazio Irizar

El último día, el profesor Iñazio Irizar profundizó sobre la importancia del Plan de Negocios como herramienta para lograr la eficacia y aumentar la competitividad como empresa. Se realizó una práctica entre todos los participantes en las que se crearon diferentes planes de negocios acordes a empresas y productos inventados que permitieron ejercitar este mecanismo.

Asociación Amigos de Arrizmediarreta

Por la tarde, los líderes de la Asociación Amigos de Arrizmediarreta, representada por José Ramón Elortza, Miguel Angel Irizar y José Mari Larramendi, ofrecieron un debate sobre la actualidad cooperativa y los desafíos que hoy posee Mondragón. En este sentido, se debatió sobre la exportación y la transmisión de los valores cooperativos que se mantuvieron desde el inicio con el Padre Arrizmendiarreta y que al pasar los años, con el aumento de la globalización y el consumismo, se vuelve cada vez más difícil que los nuevos cooperativistas mantengan esa claridad.

También se debatió sobre la quiebra de la cooperativa Fagor Electrodomésticos, razón por la cual se reubicaron personas en otras cooperativas, se otorgaron jubilaciones anticipadas y todavía resta que se relocalice el resto de los trabajadores. El grupo Mondragón, en un gran esfuerzo, había gestionado un salvataje financiero de 300 millones de euros, para pago de proveedores, que no alcanzó para evitar la quiebra. Finalmente, la cooperativa fue comprada por una empresa de Cataluña por un valor aproximado de 42 millones de euros.

Conclusiones

Al finalizar la jornada, el profesor Jorge Bragualt enumeró, como conclusión, los ejes del debate que se desprenden para el crecimiento del sector:

“La valoración de la educación, de la capacitación, de la investigación aplicable y no abstracta. La preocupación de construir empresas estables en el largo plazo y no solo para esta generación, sino también para las que vienen. La distribución equitativa de los ingresos, la igualdad y la equidad al mismo tiempo en algunos casos. La participación para decidir y no la participación para discutir. Las empresas locales como las cooperativas arraigadas a un lugar, como las asociaciones de personas, las cooperativas locales con mirada hacia el mundo, y no con mirada a un entorno más pequeño. La capitalización personal, el interés personal legítimo como una especie de ahorro frente al futuro que nos depara y de alguna manera ir dejando un trabajo sin dejar el vínculo. La capitalización empresarial (porque de alguna manera si lo que se prioriza es el trabajo se necesita no solamente cooperativas fuertes sino empresas fuertes), el financiamiento propio, la búsqueda de un espacio financiero en el cual dialogar en igualdad de condiciones como la Cala Laboral (que es un mérito haber organizado). Un cambio cultural en la forma de hacer de manera convencida, el autogobernarse, la auto responsabilidad, el saber que el otro te está mirando y que afectas a tus compañeros si no estás haciendo lo que deberías hacer, el capital como instrumento necesario, subordinado a la persona y subordinado a la decisión de los votos democráticos, la intercooperación material no como slogan sino materializada en cosas concretas en dinero y solidaridad y con las dos cosas a la vez (si uno da dinero solo se transforma en interés y si da solidaridad sola tal vez no cumple con el objetivo), la balanza entre empresa y cooperativa (todo el mundo ha estado influenciado en la década del 90 por hacer más empresas y menos cooperativas y a lo mejor en otro momento demasiado cooperativismo y poca empresa, y esa balanza se nota en ese equilibrio que debe ser), los Consejos sociales (que a lo mejor podríamos ponerlos en práctica en algunos casos para el aprovechamiento de un capital social del socio que se va y que implica no empezar de nuevo, pero empezar en otro lugar desde cero), la necesidad de que permanentemente se hable del nosotros (no de mi cooperativa sino nuestra cooperativa, el pasaje del yo al nosotros se transforme en cultura) y para nosotros una cosa muy importante: la capacidad de autocritica en una situación complicada (sin echarle la culpa a la globalización, a la política monetaria, a la comunidad económica europea, sino nuestra culpa, ya que no tenemos capacidad de maniobra financiera ni moneda propia, no es la culpa del otro, de alguna manera se busca encontrar no culpables sino responsables y no para castigarlos sino que son errores humanos que cualquiera puede cometer, porque frente a situaciones nuevas a lo mejor se reacciona de maneras diferentes); y para mi fundamentalmente la sencillez, estar en un espacio que factura 240 millones de Euros. Hemos hablado de cooperativistas a cooperativistas y nos hemos permitido opinar de cosas ajenas que están ocurriendo como si nos hubiésemos metido en la casa del invitado, y no digo criticándolos, sino de alguna manera haciéndoles preguntas y nos hemos sentido como en una mesa de café y no en un espacio académico.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.