1_20(Prensa Fecootraun | Prensa CNCT) La Cooperativa de Trabajo Cotillón Sandra brindó con sus clientes la apertura del local. Luego de semanas de trabajo mancomunado con la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo -CNCT- y el Municipio, los compañeros pudieron sostener sus fuentes de trabajo a través de la autogestión.

De forma  imprevista el Cotillón Sandra ubicado en pleno centro del partido bonaerense de Morón – Crisólogo Larralde 850- cerró sus puertas y dejó a 27 trabajadores sin empleo a fines de agosto.

Desde el fallecimiento de la dueña, los empleados notaron actitudes y maniobras irregulares por parte de los contadores y los encargados del negocio sin pensar en lo que fue el desenlace.

Ante la sorpresa, los trabajadores se organizaron, hicieron custodia de los bienes en los locales de la firma y fueron a buscar ayuda a funcionarios del Municipio para saber qué podían hacer. Llevaban dos meses sin percibir su salario y temían quedarse con las manos vacías, sin la indemnización correspondiente y, lo que era peor, sin sus fuentes de trabajo.

LA AUTOGESTIÓN COMO HERRAMIENTA DE CAMBIO

Claudia Varela, actual presidenta de la cooperativa de trabajo Cotillón Sandra, desde el interior del local saluda a los clientes que la felicitan por la reapertura del emblemático local.

Claudia destaca que “desde el primer día hubo un fuerte acompañamiento por parte de funcionarios de la UGC N° 1 de Morón, del presidente del Concejo Deliberante, Hernán Sabbatella y de Facta. Abrir hoy el cotillón al público es una sensación de muchísima felicidad y de sentimientos encontrados por todo lo sucedido en este tiempo.”

Finalmente la cooperativa está compuesta por catorce compañeros, los socios unificaron las sucursales porque creen que la única manera de encarar esto es trabajando arduamente.

Desde temprano, el presidente Federico Tonarelli, el secretario Santiago Rizzo y el tesorero, Carlos Ortiz de la Federación Argentina de Cooperativas de Trabajadores Autogestionados levantaron la cortina e ingresaron al cotillón junto a los trabajadores.

El brindis se extendió hacia los clientes que pasaban a comprar y expresar su apoyo. Todos estaban felices y con la ilusión de poder sostener esta nueva empresa social. El desafío y la apuesta era recuperar las fuentes de trabajo para los vecinos y vecinas de Morón gracias al trabajo articulado entre todos, hoy es realidad. Todos los fantasmas de la incertidumbre y la desocupación se esfumaron. Desde ahora todo dependerá de la autogestión.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.