Lucero y Triverio ante San Carlos_24-03-14 - copia(Radio GBA / por Claudio Blanco) Puntero. Sí, puntero. Defensa le ganó 2 a 1 a Villa San Carlos con 2 “Lucerazos” del goleador del torneo y despejó toda duda sobre su gran presente y su chapa de candidatazo al ascenso. Lo gana sin discusión ante rivales de fuste como Banfield, pero también sabe de triunfos con dientes apretados como en el viejo ascenso de los ’80, ante rivales chicos como San Carlos y campos de juego dignos de una Primera C más que de la hiperprofesional B Nacional de hoy. Y Defe no se amilana. Va y va y te gana con fútbol, con individualidades y, cuando ésto no funciona de a ratos, con huevos, con sangre y con compromiso. Y, por si fuera poco, el contexto y la fortuna están con el norte en Varela: empató Banfield, perdió Independiente y, encima, el árbitro Mauro Giannini -un eterno “antiDefensa”- ¡se equivocó a favor nuestro!

¿Suerte de campeón? Y sí, estimados amigos, no lo dudemos y gritemoslo bien fuerte: ¡Suerte de Campeón! Pero una suerte que está muy por detrás de lo que es realmente el presente del equipo de Diego Cocca: el mejor team de éste torneo, el que no conoce otra ubicación en la tabla que el del primero y segundo lugar, el que te aniquila del medio hacia adelante, el del juego atildado y que se disfruta ver. El que gana sin discusión y con polémica. El que suma. El que mira a todos desde arriba sin apellidos estridentes. El que los medios nacionales recién le echaron el ojo. El que tiene a medio millón de habitantes en el distrito más al sur del conurbano y muchos otros más allá de esas fronteras contando los días de cuando será realidad el sueño forjado por los que apostaron a afiliarlo a la AFA en 1978 y las generaciones anteriores y las que vinieron. Señoras y señores: a excepción de una catástrofe futbolística, Defensa y Justicia estará desde agosto codeándose por primera vez en su historia con los grandes del fútbol argentino (bueno, casi todos, porque desconozco la suerte que correrá Independiente)

¿Y del partido qué, Claudio? Bueno, un primer tiempo donde Defensa puso el punto sobre la “i”, dejando chiquito a un San Carlos que pende de un milagro digno de ser santificado por Francisco para mantenerse en la Primera B Nacional, donde los locales fueron pura voluntad y desorden y donde los de Cocca regularon el desgaste y pusieron límite al ritmo del juego durante los 45 minutos. Sumado ésto a la contundencia de Lucero para definir más un Camacho y Triverio que llegaron varias veces con peligro al arco de Sessa y un Tejera muy seguro en el fondo. Solo faltó a la cita Bustamante, que empezó el partido fastidioso y así se fue reemplazado en el segundo tiempo. En el complemento, Defensa perdió el mediocampo y entró en un desorden en el fondo producto de la desconcentración, sumado al peor tiempo jugado por Pellegrino en el torneo junto con aquél primer tiempo ante Unión, en Santa Fe. Pero el ímpetu y las ganas del Halcón, sumado al factor suerte que les describí anteriormente, lograron aguantar lo que parecía imposible: el triunfo. Ganó Defe de visitante después de mucho tiempo. Suma y sigue escalando su sueño de Primera mientras sus rivales directos se enriedan entre sí y dejan unidades valiosas en el camino.

Esto es así, estimados lectores: sube el más regular, y ese equipo es hoy Defensa y Justicia, como otrora fuera Rafaela, Olimpo, Belgrano y tantos otros que estuvieron y están en la Primera A ¿Si la suerte ayudó? Sí, y mucho. Pero años atrás todas las que hoy son para nosotros, incluyendo dudas arbitrales, eran para el adversario. No nos olvidemos de eso.

El ascenso nunca estuvo tan cerca. Les repito los que digo a diario en la radio: éste fue un día histórico, más aún que el partido anterior pero, lo que es mejor, será menos que el que viene ¡No tengamos miedo si ya tienen alguna idea de cómo van a festejar! Vayan practicando (¿Qué? ¿En junio hay un mundial en Brasil? Gracias por avisar, che. Ni me acordaba y creo que hoy tampoco me interesa demasiado).

Fotos: Télam

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.