Lucero abrazado-vs. Crucero del Norte 02(Radio GBA) ¡Que fiesta se vivió el sábado a la tarde en el Tomaghello! Defensa le ganó 3 a 1 a Crucero del Norte con goles de Lucero -el último de “cucharita”, un verdadero lujo y deleite al paladar del buen gusto en definición-, lo que le permitió retomar el liderazgo del torneo (al menos hasta que juegue Banfield), reencontrarse con el gol e incrementar su caudal de puntos tanto como para saber que en un par de semanas puede lograr el ansiado y merecido ascenso a la Primera División.

El planteo de Crucero fue, desde el vamos, bien claro: 2 líneas de 4 bien plantadas para aguantar el empate y, cuando se pueda, lanzar la bola hacia Alvarez para que éste ejecute potentes remates como él sabe. Así fue hasta el minuto 32, con excepciones finísimas que permitieron exigir algo a Caffa. Y fue en ése minuto 32 donde tomaron a Lucero en el área, éste se deja caer y es penal (la imagen de la tele muestra la caída de Lucero, pero no cuando le cometen la falta). El propio Juan Martín lo cambia por gol y el partido cambia, porque el equipo de Schurrer debió salir, al menos algo. Con el gol consumado, Defe se adueñó del balón y no lo soltó, salvo cuando al minuto 43 un exceso de confianza de Tejera hace regalar la pelota a los delanteros misioneros para que conviertan la igualdad. Nada más injusto, pero real.

El primer tiempo dejó claro que Defensa recuperó el mediocampo perdido durante los 3 partidos anteriores, con una solución híbrida que ubicó a Acevedo recostado hacia la derecha, a Aguilera de 5 -gran partido-, a Camacho por izquierda y el regreso de Bustamante como enlace. Pero fueron escasas las pelotas que le llegaron claras a Lucero para definir. Así, en el complemento Crucero empezó a filtrar a sus delanteros hacia el área local, y fue allí cuando la figura de Fernando Pellegrino empezó a ser determinante para cerrar el arco a mayores conversiones. COn los ingresos de Axel Juárez y Brian Defensa cambió el ritmo del partido y fue así que se acercó a la valla de Caffa y pudo llegar a dos “Lucerazos” más (como define en su relato nuestro compaero Claudio Blanco a cada gol de Lucero), el último de ellos con una exquisita definición de “cucharita” por sobre la humanidad del arquero.

Final, alegría, extasis y llantos al por mayor. Defensa volvió al triunfo y vivió otra tarde histórica, de esas que no se olvidan jamás en la vida. Y lo mejor es que lo que viene será superador ¡Qué gran equipo éste de Cocca! Ningún cacique, todos indios con alas de halcones. Viene Sportivo Belgrano, luego Gimnasia de Jujuy y… Punto. Si tenés el champagne aún no descorches, pero quitále el alambrecito que lo sostiene…

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.