El pibe Aliseda: debut y gol

(Claudio Blanco) Defensa y Justicia sigue escribiendo su historia con tinta de oro. Siempre está un escalón más arriba y vive su momento más importante desde que en 1978 apareció en la escena del fútbol argentino en los cuasi potreros de la Primera “D”. Ahora, tras eliminar de manera indiscutida a Banfield y convertirse en uno de los 8 equipos más importantes de éste torneo internacional, puede convertirse en el único representante Argentino, si Colón no puede con Junior de Barranquilla ésta semana ¡Y tiene todo como para enfrentar tanto al Sabalero santafecino como al Tiburón colombiano! Tremenda página para adosar al libro siempre inconcluso de ese equipo que representa al último distrito del sur del Gran Buenos Aires, justo dónde la urbe se mixtura con la pampa rural. Florencio Varela tiene en Defensa y Justicia a su embajador deportivo por excelencia a nivel nacional y ahora, desde aquél “morumbinazo” en Brasil 2017, también en el continente.  Y no digo solo “sudamérica” porque en 2014 también dejó su estela verde y amarilla en México, ante Tijuana y el hoy marketinero Dorados de Sinaloa en el cuadrangular más importante del verano en el noroeste mexicano.

El Campeón ’97 (Foto: Alberto Hougham)

Es que desde mi rol de relator, me tocó decir que “ganó el partido más importante de su historia” y “logró lo máximo” infinidad de veces. Lo dije al lograr el campeonato Clausura ’97 de la “B” Metro en cancha de Colegiales; en el Ascenso en 1997 ante Tristán Suárez; en la semifinal del reducido del Nacional “B” ante Chacarita (me muerdo la lengua y me ato las manos para no escribir el porqué no avanzamos a la final con Juventud Antoniana… en fin, otros tiempos); también en el triunfo a Quilmes en cancha de Racing -entiendo que fue la primera vez que se apiñaron 5 mil almas en las tribunas para alentar al Halcón, dirigido entonces por Jorge Burruchaga- mientras el país se incendiaba en 2001; lo mencioné más de una vez con el equipo de Rezza;  también en la salvada milagrosa ante San Martín de San Juan en 2006, mandando al descenso a El Porvenir; unos días más tarde lo repetí con el gol de Miralles ante Morón en la Promoción de ese mismo torneo; también narré el “partido más importante” cuando Emiliano Romero nos salvaba de nuevo del descenso ante Rosario Central en 2011.

Y de nuevo me llené la garganta con esas oraciones en el 3 a 3 ante River, en La Plata, día en el que Defensa se recibió de equipo popular y nunca más volvió a las tardes con tribunas pobladas por 300 almas que nos conocíamos de memoria. “El partido más importante de la historia” dije en el 5 a 3 a Banfield en 2014. Y lo repetí mil veces en la inolvidable San Juan el 14 de mayo de aquél año. Pero pasé por México y también fue “lo más importante hasta hoy en la historia”, y otra vez ante Racing en el primer partido en Primera; y lo volví a decir en los triunfos a River, Independiente, Racing, San Lorenzo y Boca en la mismísima Bombonera; y con las clasificaciones a las copas; y me ahogé con mi emoción y voz quebrada en San Pablo con el gol de Castellani y la clasificación en el Morumbí por la Sudamericana 2017. También fue el partido más importante en Chapecó, y en el Pascual Guerrero de bohemia Cali, en Colombia, y en Ecuador. Y volvió a ser “el partido más importante de la historia” el pasado jueves con el pase a los cuartos de final por primera vez en un torneo internacional ¡Uff! Mamita.

Barboza festeja en el Morumbí 2017

Del torneo ’96/’97 para atrás debería empalmar éstas líneas relatores radiales tales como Miguel Pilón, Jorge Barril o Fabián Clinaz (ver nota sobre el día en que se reencontraron Claudio y Fabián) para que también indiquen cuántas veces dijeron que el vivido “fue el momento más importante en la historia de Defensa y Justicia” desde el primer partido ante Cañuelas hasta los ascensos del ’82, ’85 y ’86, éste último el que pegó el salto al flamante Nacional “B”.

El jueves lo dije de nuevo desde la cabina 9 del estadio Florencio Sola, cuando Defensa le ganó 2 a 0 a Banfield y se convirtió en uno de los 8 equipos más importantes de ésta competencia internacional que año tras año gana en prestigio. “Fue el partido más importante de su historia”. Palabras que se esfumarán por la brisa de otro logro y que, en poco tiempo, serán reemplazadas por otras similares ¡Salud!

 

EL CAMINO DE DEFENSA EN LA SUDAMERICANA 2018:

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.