(Claudio Blanco) Defensa y Justicia volvió a festejar y a cerrar otro capítulo en su corta y rica historia futbolística: clasificó de manera directa, y sin depender de otros resultados, a la Copa Conmebol Sudamericana de 2019. De ésta manera, con el triunfo de ayer por 2 a 0 a Arsenal con goles de Bordagaray y Mariano Bareiro, obtuvo el pasaporte a su tercera competencia internacional en sus 4 primeras temporadas en la Primera División, hoy denominada Súper Liga. Y justamente ayer Unión de Santa Fe también se clasificó a la Sudamericana al vencer a Independiente, pero con una salvedad: Se afilió a AFA en 1940 (Defensa lo hizo en 1978), disputó 33 temporadas en la Primera “A” ¡y recién va a disputar el año próximo su primer torneo internacional! Valga ésta comparación para valorar aún más el presente del Halcón, tanto en lo deportivo como en lo institucional, ya que mantiene superávit en sus cuentas, con salarios al día y teniendo uno de los presupuestos más humildes de la máxima categoría de nuestro fútbol.

Mariano Bareiro festeja su gol

Lo redactado en el copete de ésta nota es lo verdaderamente importante, junto con el apoyo de la gente, que ayer en gran número se auto convocaron en una caravana que acompañó la entrada del ómnibus del plantel al estadio con palmas, cánticos y colorido verdeamarillo por doquier.

Defensa terminó en el top ten de la tabla, y jugando un fútbol vistoso y efectivo de la mano del joven Juan Pablo Vojvoda y con un plantel corto que hacia el final de temporada sintió el vértigo de disputar el torneo local y la Copa Sudamericana, sumándose ahora la Copa Argentina y con un fixture que le amontonó a los equipos más poderosos en las últimas 8 fechas ¡Tremendo!

Pero Defensa sorteó todo con un éxito rotundo: viajó a Tucumán, le ganó a Atlético, volvió y a las 24 horas emprendió viaje a Colombia para golear en Cali 3 a 0 a América y aventarlo de la Sudamericana; volvió y lo esperó una seguidilla de partidos con los equipos cordobeses, con River, con Boca, con Racing, con Independiente, con Rosario Central y con Newell’s ¡Uff! De todo ello, empató con el Pirata y le ganó al Xeneize en la Bombonera, a la Academia, al Rojo y al Canalla. Y súmele el triunfo de ayer ante el descendido Arsenal, llegando con lo último de fuerzas y varios lesionados en gran parte del corto plantel. El último soldado en caer fue el joven Horacio Tijanovich, con una presunta rotura de algúnos huesitos del pie ¡Mamita!

Arsenal se despidió de Primera con una derrota

Del partido de ayer no nos vamos a ocupar con demasiadas líneas en ésta crónica, ya que se ocuparon los diarios on line y lo habrás visto o escuchado en vivo. Pero apuntamos que fue un partido regular, un rendimiento del Halcón no superlativo, pero lo suficiente como para demostrar su superioridad. Un campo de juego blando y complicado -producto de las extensas lluvias previas- que quitó más piernas de las pocas que fueron quedando tras el derrotero expuesto. Punto. No pidamos más, alcanzó y sobró.

Aplausos para el plantel, el cuerpo técnico, los dirigentes y los hinchas de una institución que mantiene su espíritu de barrio y ascenso y no tiene empacho en aprender cada día los temas de las grandes ligas sin separar jamás los pies de la tierra. Por ese camino, nunca podremos conocer el cielorraso de ese techo que Defensa mantiene bien lejos.

(Fotos: FotoBaires)

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.