papa_rio_de_janeiro3_27330(Télam) El Papa Francisco rezó el Angelus en Río de Janeiro, en el marco de la visita a Brasil en la Jornada Mundial de Jóvenes de la Iglesia Católica. En la oración, Francisco volvió a destacar el valor del testimonio de los ancianos para la sociedad y remarcó la importancia del “diálogo intergeneracional” entre los niños y jóvenes con sus abuelos.

Puntualmente a las 12, el papa argentino salió al balcón del palacio arzobispal de San Joaquín y recibió una nueva ovación de miles de fieles que se habían congregado en sus alrededores para seguir el rezo de la tradicional oración. Con su mensaje, Francisco se refirió nuevamente a los dos extremos de la vida -los niños y los ancianos-, aprovechando que la iglesia celebra hoy el Día de los Abuelos, por la festividad de los santos Joaquín y Ana, los abuelos de Jesús.

“Niños y ancianos construyen el futuro de los pueblos. Los niños porque llevarán adelante la historia, los ancianos porque transmiten la experiencia y la sabiduría de la vida”, dijo Jorge Bergoglio citando el documento de Aparecida. En ese marco, remarcó el valor de los ancianos para “comunicar el patrimonio de humanidad y de fe que es esencial para toda sociedad” y la importancia de “esta relación, este diálogo entre las generaciones, un tesoro que tenemos que preservar y alimentar”.

“En estas Jornadas de la Juventud, los jóvenes quieren saludar a los abuelos. Los saludan con todo cariño y les agradecen el testimonio de sabiduría que nos ofrecen continuamente”, concluyó su alocución seguida por una multitud, que de repente interrumpía el mensaje con sus aplausos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.