(Radio GBA).  Hugo Moyano y los demás jefes sindicalistas se reunieron hoy en la Casa Rosada con el presidente Mauricio Macri y calificaron de “positivo” al encuentro aunque en él no se hayan discutido paritarias, como estaba previsto. A la reunión que comenzó cerca de las 16.30, asistieron Hugo Moyano (CGT Azopardo), Antonio Caló (CGT Alsina), Luis Barrionuevo (CGT Azul y Blanca), Armando Cavalieri (Comercio), Gerardo Martínez (Uocra), Juan Carlos Schmid (CATT) y Gerónimo Venegas (Uatre).

El titular de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, aseguró esta tarde que durante la reunión “no se habló” de algún porcentaje de cara a las paritarias, pero sí de la modificación del impuesto a las ganancias, la deuda con las obras sociales y los “despidos”.

“No se habló mas del tema porcentaje, cada uno de nosotros lo vamos a discutir” con los distintos sectores, afirmó Barrionuevo al término del encuentro en la Casa Rosada, tras lo cual reveló que respecto de la modificación del impuesto a las ganancias “se va a empezar a trabajar, hasta dónde puede el gobierno acceder a aumentar el tope”. Barrionuevo también reveló que “también se habló de la deuda de las obras sociales que son 26 mil millones”, y remarcó que “uno de los temas preocupantes del Presidente fue el tema despidos” que “se está evaluando”.

Por su parte, Antonio Caló pidió prudencia. El secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica calificó esta tarde de “positiva” aunque señaló que “no hubo ninguna solución” a los temas pendientes entre el gobierno y el sindicalismo. “La reunión fue positiva”, aseguró, al salir de Balcarce 50, el líder sindical que estuvo más relacionado con el kirchnerismo en la última etapa de Cristina Fernández.

“Fue una reunión muy positiva, una primera reunión”, aclaró el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, en consonancia con los sindicalistas. “Era un primer paso de diálogo”, agregó en conferencia de prensa.

La expectativa del oficialismo es que las paritarias no superen el 30% -a tono con la estimación que hace el Gobierno para este año, de entre 20 y 25%- y esa es la pulseada entre el grupo de dirigentes sindicales, encabezado por Moyano, Caló y Luis Barrionuevo y el macrismo, que sigue latente tras el encuentro.

Los gremialistas vienen insistiendo en que las paritarias no deben tener un techo y piden un aumento que tenga un piso del 32 por ciento. Sin embargo, la última semana hubo polémica porque el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, dijo que el oficialismo no quería subas por encima del 25 y Marcos Peña, el jefe de Gabinete, salió enseguida a aclarar que las negociaciones no iban a tener un tope.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.