(Radio GBA | Télam) La Argentina denunció “el injustificado aumento del ya desmedido gasto militar británico en las Islas Malvinas” mediante notas enviadas por el canciller Héctor Timerman a la ONU, la OEA, la Unasur y otros organismos internacionales, luego del anuncio emitido por el Reino Unido, de reforzar el presupuesto militar destinado a las islas por constituir la Argentina una supuesta “amenaza”. Asimismo, el Gobierno Nacional prepara una ofensiva judicial contra la intención del Reino Unido de contraer petróleo ilegalmente de las aguas circundantes a las Islas Malvinas. Así, mediante una acción penal, buscarán que sean juzgados los responsables de las empresas que instalaron en las últimas semanas una plataforma petrolera en la zona.

La escalada comenzó el 24 de marzo pasado, cuando el diario sensacionalista británico The Sun publicó un “informe exclusivo” en el que aseguraba que Gran Bretaña enviaría más tropas a Malvinas ante un supuesto temor de invasión por parte de la Argentina con ayuda rusa.  Aunque enfáticamente rechazada por la Argentina, la descabellada hipótesis de The Sun fue horas más tarde convalidada por el ministro de Defensa inglés, Michael Fallon, quien confirmó el incremento del poder militar británico en las Malvinas. En una sesión abierta en la Cámara de los Comunes del parlamento británico, Fallon detalló el despliegue de dos helicópteros de guerra Chinook y la actualización del sistema de misiles anti-aéreo en Malvinas, como respuesta defensiva al supuesto plan de ataque.

El funcionario había asegurado que Argentina representa “un peligro muy concreto” ante el cual el Reino Unido debía “reaccionar” y que, en función de esa supuesta amenaza, debía “modernizar” sus defensas y asegurarse el despliegue de “suficientes tropas y que las islas están defendidas correctamente”. Dichas declaraciones provocaron la inmediata reacción de funcionarios argentinos como el secretario de Asuntos Relativos a Malvinas, Daniel Filmus; el ministro de Defensa, Agustín Rossi; la embajadora argentina en el Reino Unido, Alicia Castro y ahora se sumaron las misivas enviadas por Timerman a los organismos internacionales.

Por otra parte, el gobierno nacional renovará en los próximos días su ofensiva contra la intención del Reino Unido de explotar ilegalmente las aguas circundantes a las Islas Malvinas para obtener hidrocarburos, mediante una acción penal que buscará que sean juzgados los responsables de las empresas que instalaron en las últimas semanas una plataforma petrolera en la zona.

Para intentar contrarrestar el efecto de la plataforma que empezó a operar hace dos semanas, el gobierno nacional -en una presentación conjunta entre Cancillería y el ministerio de Planificación Federal- impulsará en los próximos días ante la justicia una demanda penal contra los responsables de esta explotación.

“Queremos que los dueños de las empresas sean juzgados de acuerdo a las leyes argentinas y el derecho internacional”, dijo Filmus, quien expresó que el proceso “puede terminar con un pedido de captura por parte de jueces argentinos a quienes operan ilegalmente en el mar Argentino”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.