(Radio GBA / Página.12)  Los gremios docentes rechazaron la propuesta salarial de la gobernadora María Eugenia Vidal, de acuerdo a la orden impartida por el presidente Mauricio Macri de ofrecer salarios a la baja, respecto a la inflación cada vez más pronunciada desde el 10 de diciembre a ésta parte. En la primera reunión paritaria del año con los maestros bonaerenses, la gobernación bonaerense ofreció a los docentes un 23,6 por ciento de aumento anual, y a pagar en tres tramos. El número fue rechazado por los gremios, que advirtieron que un aumento del 23 no puede compensar una inflación del 40. Los sindicatos reclaman por esto que ningún trabajador del sector cobre menos de 10 mil pesos; señalaron además que el escenario de aumento de los precios, devaluación y suba de tarifas –a los que todo indica que seguirá un aumento en los transportes públicos–, requiere además que la paritaria quede abierta para poder ir reajustando los salarios a partir de mayo o junio.

Para dar un idea de lo alejada que estuvo la oferta de lo que esperan los gremios –y de las dificultades que agrega a todo la incertidumbre económica–, el secretario general del Suteba, Roberto Baradel, apeló a un ejemplo: el salario básico de los docentes recibiría en marzo 434 pesos de aumento; “pero ese mismo mes, la boleta de la luz puede que nos venga de 1000 o 1500 pesos”.

Esta negociación salarial abre el 2016 y es clave porque marca el escenario paritario. Con su número instalado, le seguirán después las estatales –ayer hubo en la provincia un primer encuentro con los gremios de la administración pública, pero en el que no se habló de cifras–, y a partir de marzo las del sector privado.

La gestión macrista viene dejando en claro que quiere paritarias con un techo del 25 por ciento. Así lo expresó el lunes el ministro de Trabajo, Jorge Triaca: “El margen de la discusión salarial va a estar entre el 20 y el 25 por ciento, porque creemos que es donde va a estar la inflación”, declaró el titular de la cartera laboral, generando la inmediata reacción de las centrales obreras, que advirtieron que eso significaría cerrar acuerdos a la baja. Si bien el jefe de Gabinete, Marcos Peña, salió a calmar los ánimos y en una conferencia de prensa aseguró que no pondrían techo a las negociaciones, los hechos terminaron desmintiéndolo antes de que se cumpliera un día.

Es que la oferta de la gobernación concretó los números anticipados por el gobierno nacional. En la reunión realizada en La Plata con los gremios docentes la principal justificación de los funcionarios fue que el 23 esta en línea con la intención del Ejecutivo. Otra razón esgrimida fue la situación de crisis que atraviesa la provincia de Buenos Aires.

La propuesta

La oferta fue así de un 23,6 por ciento a pagar en tres tramos: con los sueldos de enero, marzo y agosto. Según este esquema, el salario básico de los docentes bonaerenses recibiría 234 pesos desde enero, 200 con los haberes de marzo y 300 pesos (junto a un plus) en los sueldos de agosto.

Con este esquema, un preceptor –el escalafón más bajo de la carrera docente–, que hoy cobra 6500 pesos, en marzo pasaría a 7044. Un maestro de grado está actualmente en 7283; en marzo percibiría 7943 pesos.

“Con esa cifra no se recupera el poder adquisitivo perdido. Además, aunque la expectativa inflacionaria del gobierno sea del 20 o 25 por ciento para este año, hay consultoras ligadas al propio Ejecutivo, como la de (el ministro del Interior, Rogelio) Frigerio que habla de una expectativa del 40 por ciento. Es decir que es la oferta es completamente insuficiente”, señaló Baradel a Página/12.

El dirigente apuntó otros dos datos en el mismo sentido. El primero es que Aldo Pignanelli, economista del Frente Renovador y ex presidente del Banco Central, estimó que en los últimos 6 meses los trabajadores perdieron el 15 por ciento de su poder adquisitivo. “Por otra parte, (Carlos) Melconian ha planteado desde el Gobierno que la inflación en diciembre fue el 6,9 por ciento; nuestra estimación es que en todo el año, incluyendo enero, hubo una suba en el costo de la vida del 34 o 35 por ciento.”

Como Baradel, también replicó los argumentos de la gobernación el secretario general de Udocba, Miguel Angel Díaz. Su mirada tiene un extra de interés porque Udocba está alineada con la CGT de Hugo Moyano, que respaldó en la campaña electoral a Mauricio Macri. “Sabemos que la provincia empieza con una caja en cero, pero se recupera: ayer (el titular de la AFIP, Alberto) Abad salió a decir que la recaudación subió un 38,5 por ciento; son 38 mil millones de pesos, y un 19 por ciento de coparticipación son para provincia. La gobernación tiene además su presupuesto aprobado, un endeudamiento aprobado. Cuenta con 430 mil millones de pesos, un presupuesto muy importante; el tema es cuánto van a destinarle a la educación, si somos considerados una prioridad o no”.

El dirigente aseguró que tienen “la expectativa” de que el gobierno de la Nación apoye a la provincia de Buenos Aires “para que se pueda recuperar la educación en el distrito, y que el ministro de Educación (de la Nación, Esteban) Bullrich, pueda apoyar a las provincias más rezagadas con el fondo de incentivo docente”. Lo de rezagados tiene que ver con que los sueldos de los maestros bonaerenses son más bajos que los de los distritos que la rodean, como Santa Fe, la Ciudad de Buenos Aires y La Pampa.

A diferencia de los estatales, que están sufriendo despidos masivos, los docentes no enfrentan por ahora amenazas de cesantías. La Ctera –federación que agrupa a los sindicatos provinciales– firmó hace tres años una paritaria en la que logró la estabilidad de 370 mil docentes que estaban en situación de precariedad laboral. Quedan todavía sin estabilidad los maestros de programas socioeducativos, que dependen de Nación, pero hay cierta tranquilidad porque el ministro Bullrich se comprometió a darle continuidad tanto al programa de formación docente como a las orquestas juveniles y al plan Fines.

El primer encuentro paritario se realizó en la sede del Ministerio de Economía, con la participación del viceministro del área, de la Dirección General de Escuelas y de dirigentes del Frente Gremial Docente (integrado por Suteba, FEB, AMET, UDA y Sadop), Udocba y UPCN. Junto con el rechazo a la propuesta salarial, los gremios reclamaron que la paritaria quede abierta durante el año para monitorear en mayo o junio cómo evoluciona la inflación. “Lamentablemente, hay indicadores sobre que seguiría un aumento del transporte y de la tarifa del gas, es decir que todavía quedan medidas inflacionarias”, indicaron.

Este último punto puede tener la aceptación del gobierno, que en los últimos días, a través del secretario de Trabajo, Ezequiel Sabor, hizo saber que aceptaría paritarias desdobladas o con revisiones para adecuar los números a la inflación.

La próxima reunión de la mesa de negociación salarial fue citada para dentro de 9 días. Será el viernes 12, cuando faltarán apenas 17 días para el inicio de las clases, previsto para el 29 de febrero.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.