(Prensa Obispado Quilmes) “Sostené nuestra esperanza, Madrecita de Luján” fue el lema de la 41ª Peregrinación Diocesana a Luján que se concretó hoy, donde la comunidad católica de Quilmes, Florencio Varela y Berazategui se encuentra al pie de la Basílica desde 1979, apenas creada la diócesis de la mano de Monseñor Jorge Novak. Esta vez, el pedido de “sostener la esperanza” está ligada a la grave crisis económica por la que atraviesa nuestro país.

El Obispo de Quilmes, Carlos Tisera, con la gente de la diócesis en Luján

A las 10 de la mañana, con la presencia del Obispo de Quilmes Carlos José Tissera y del Obispo Auxiliar de Quilmes Marcelo (Maxi) Margni, se celebró la misa en la Plaza Belgrano frente a la Basílica de Luján, con la participación de cerca de 10 mil personas y numerosos sacerdotes y diáconos de la diócesis.

En su homilía el Padre Obispo Tissera recordó al Siervo de Dios Jorge Novak y su compromiso en defensa de la vida en los años oscuros de la última dictadura y la guerra de Malvinas. Y recordó la difícil situación actual: “Hoy venimos a Luján con nuestros corazones llenos de pedidos, en un momento crítico que viven millones de hermanas y hermanos argentinos. La pobreza creciente en el país aúna los corazones para clamar al cielo pidiendo justicia…”

Además, Monseñor Tisera se unió en oración con motivo de la Colecta “Más por Menos”, y por “las familias que sufren por no poder tener en la mesa lo necesario para vivir dignamente; a la angustia de las personas que han perdido sus trabajos; a los estudiantes que abandonan la universidad o la escuela porque no les alcanza el dinero; a las hermanas y hermanos de otros países que vienen escapando de sus países de origen, empujados por situaciones iguales o peores que las nuestras.”

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.