(Radio GBA / INDEC) La pobreza alcanzó al 35,4 % de las personas que habitan la Argentina, el máximo valor desde que asumió Mauricio Macri, quien pidió al inicio de su gestión que se juzgue su gestión por ello. Por su parte, el número de indigencia -pobreza extrema- se ubicó en el 7,7 %. Todos los índices pertenecen al Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), por lo que se estima que además existen más personas en esa situación, producto de vivir de “changas” y que no alcanza la medición de manera exacta.

En términos absolutos, hay más de 16 millones de pobres en el país, de los cuales 3,4 millones están en una situación de indigencia. La comparación frente al primer semestre del año pasado arroja una suba del índice de pobreza de 8,1 puntos porcentuales, equivalentes a casi 4 millones de personas. Semejante deterioro de la situación social se explica por la destrucción del poder adquisitivo del salario y de otros ingresos junto a la crisis del mercado de trabajo, con reducción de horas trabajadas y aumento del desempleo.

En el segundo semestre, con la nueva devaluación posterior a las PASO y la paralización de la economía, la pobreza seguirá en ascenso, estiman los especialistas.

MACRI: “QUE SE ME JUZGUE POR SI PUDE O NO REDUCIR LA POBREZA”

Esa fue la propuesta del presidente Mauricio Macri desde que inició su gestión. También había dicho que “la inflación es sinónimo de la inoperancia de los gobiernos” y que sería para él lo más fácil de resolver. Y un poco antes, su propuesta de gobierno había sido “pobreza cero”. El rumbo de su gestión enfiló hacia un destino totalmente contrario, y no por impericia, sino como producto de la aplicación de un sistema político neoliberal que fue aplicado muchas veces en el país, siempre con los mismos resultados. Los (pocos) años de su gestión fueron catastróficos en términos políticos: una inflación galopante, tarifas subidas por doquier, desocupación incipiente, deterioro de la calidad de vida de la clase media y pobreza en niveles extremadamente altos: más de un tercio del país es pobre.

Uno de los momentos más tensos en los que Macri hizo alusión al objetivo de reducir la probreza fue cuando se aprobó la reforma previsional en diciembre de 2017, que eliminó la posibilidad de que puedan jubilarse las amas de casa (una medida justa, equitativa y de justicia social) y cambió la manera de calcular los aumentos a los jubilados. Allí el Presidente defendió la reforma en el cobro de los haberes de los jubilados, confirmó el rumbo de gestión y aseguró: “Por la meta que quiero que se me juzgue es si pude o no reducir la pobreza. Esa es mi absoluta prioridad”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.