(Radio GBA) El primer relator en la historia del club varelense, Fabián Clinaz, visitó Radio GBA y se encontró con Claudio Blanco -Director de la emisora y líder periodístico del equipo de “La Cadena Verdeamarilla del Gol“-, quien tiene el récord de ser quien más partidos relató al “Halcón”. En el mano a mano compartieron sus experiencias con la audiencia de “La Mañana” y mencionaron varios temas relacionados con la corta y rica historia de Defensa.

El primer relator de Defensa y  Justicia

10675_865516586820863_2439025965464213814_nFabián Clinaz, nació el 18 de julio de 1960 en Bernal. Con apenas 22 años relató su primer partido de Defensa y Justicia, fue en la temporada de 1982. Al “Halcón” llegó gracias a quien él menciona como su mentor: Romeo Roselli.

De todas maneras, periodísticamente tuvo sus inicios en el Diario El Sol de Quilmes, donde fue compañero de Ruben Arias -cubrió todos los cotejos de Defensa y comenta en “La Cadena Verdeamarilla del Gol”-. Luego, paso a relatar al “Halcón” indirectamente, ya que grababa sus relatos para luego pasar los goles en Radio Real de Colonia (Uruguay), donde participó del programa ” De Costa a Costa ” con Rosselli.

El hombre que más partidos relató de Defensa en su historia

claudio_Claudio Blanco, nació el 4 de julio de 1974, y sigue la campaña de Defensa desde 1990 -con apenas 16 años-, donde trabajó en una emisora de Quilmes en la que nadie quería cubrir al equipo varelense. Relató desde 1994, pero antes hizo vestuarios. En 1998 conoció a su amigo y socio, Miguel Ramírez. Juntos hicieron la revista Defensa Corazón!, que fue la primera a todo color. En ese mismo año empezaron a alquilar espacios en distintas radios y no pararon de seguir la campaña de Defensa y Justicia por todo el país. Blanco éste año cumple 18 años siguiendo la campaña del “Halcón” initerrumpidamente. Además, no sólo cuenta con el récord de ser quien más partidos relató a Defensa y Justicia, sino que también logró emocionar a todos con el relato del ascenso. Aquélla transmisión radial fue récord de audiencia para una emisora regional y el relato de Claudio Blanco, con el llanto semi-ahogado del final, se viralizó por todas las redes sociales y medios de comunicación del país, tanto que hasta fue parte de un comercial de alimento balanceado para gatos a nivel nacional. Luego, en 2014 cubrió en exclusiva al equipo en México.

En éstas líneas, la amena charla entre Claudio Blanco y  Fabián Clinaz en “La Mañana” de Radio GBA:

-Claudio Blanco: – ¿Cuándo fue la última vez que estuviste al aire acá?

Fabián Clinaz: – Yo me fuí en el ’91, en ese año estaba en FM Sur de Quilmes y hacíamos conexiones. Allí estaba el gran Romeo Roselli, mi maestro. Ahí tuve la suerte de contar con gente que sigue trabajando de lo que el gusta. Yo siempre digo que si uno hace lo que le gusta, es doble satisfacción, porque estás abrazando lo que siempre quisiste ejercer. Te quedas hasta las 2 de la mañana redactando, trabajando, y lo hacés con ganas. Yo trabajando allá (en España), trabajo en lo que sería el Torneo Argentino A o B de Argentina para dar un equivalente, fue como volver a los inicios, porque cuando llegue, no quería ir y ver primera división, no, yo quería trabajar. De hecho fui metiendo en los comentarios mi estilo argentino y les gusta a ellos. 

Tenemos que hacerte conocer a la nueva generación. ¿Cuántos años tenés? ¿En qué año comenzaste en el periodismo?

Tengo 54 años. Soy joven. En el periodismo empecé en el año ’81, y terminé a medias la carrera, porque tuve la suerte de entrar en el Diario El Sol gracias a un amigo en común, Pedro Navarro, y bueno, hinché tanto que comencé trabajando. Colaboraba, como todos, sin percibir nada. Hay una anécdota que siempre recuerdo: en una huelga general, los de redacción se adhirieron, los del rotativo no se querían plegar, y en ese impasse, una gran periodista como es Carmen Coiro, que trabajó en DyN y Télam (agencias de noticias), es una excelente persona. Yo siempre digo, que más allá de la profesión que tú vas a abrazar, lo que importa es la persona. Y ésta mujer dijo ‘¿qué pasa con Fabián?’, encaró al jefe de redacción, le planteó el tema, le dijo ‘acá hay que blanquear el tema de Fabián’ y ahí empecé a trabajar como Dios manda, con un sueldo”.

¿Cómo te conectaste con Defensa y Justicia?

Desde Diario El Sol. Más allá de mis amigos con los que trabajaba en aquél momento, ahí conocí al gran Romeo Roselli. Que yo siempre le decía “vos tenés nombre de tipo de enganchar minas”. Él me enseñó integridad, primero a ser persona, por encima del trabajo, y si escribía, que lo hiciera con convicción. Si estaba presionado y no estaba seguro de qué iba a escribir, mejor no hacerlo, y si mis convicciones estaban firmes, escribirlo pese a las consecuencias. Era una época muy dura, por la dictadura. Luego, el “Negro” (Roselli) ya había comenzado con una locura con Luis García, esto de Radio Real de Colonia, una emisora que se filtraba por éstas latitudes, y entonces le propusieron hacer un intercambio deportivo-cultural y lo titularon ‘De costa a costa’, y ahí arrancó, y comenzamos con información de zona sur, de todos los equipos amateur, y con los equipos de fútbol: Quilmes, Berazategui, Defensa, Argentinos de Quilmes. Entonces, teníamos que hacer algo con Defensa, al “Negro” le inclinaba el corazón para éstos pagos, y ahí fue cuando me dijo “vamos a seguir la campaña de Defensa Fabián, y vos vas a hacer los relatos”. Yo le dije que sí, que me gustaba, pero no era radio eso, era todo muy artesanal. Yo no tenía ni grabador, en esa época tener grabador era una cosa de locos. Yo tenía a mi amigo Aldo Strubolini, que jugó en el Defensa del ’82, y él me prestó su grabador, y ahí empecé: iba a la cabina de la cancha, y retransmitía todo el partido, lo grababa, lo llevaba a la radio, lo compaginábamos y pasábamos los goles. Después eso se hizo más importante, porque pasamos de una radio de Uruguay a las radios de Capital, la historia iba creciendo. Yo seguí siempre con el mismo estilo, y ahí yo seguí grabando, hasta que después enganchábamos la famosa línea de teléfono con el Matadero y ahí transmitíamos en directo. Yo siempre me acuerdo, que en el año ’82 cuando Defensa salió campeón, habían tres cabinas y recuerdo que estaba Alejandro Apo, un monstruo del periodismo. Bueno, la emoción de vivir ese último partido, lo grabé. Tengo 120 minutos en un casete que había que usarlo con mucho cuidado, porque era más pesado y la cinta era más finita. Recuerdo el título, los goles de Moles, Stefanutti, “Caroso” Bartelemi, y toda la gente linda. Recuerdo un partido con Cañuelas, que Rubén Darío Stefanutti, para mi era un tipo que tenía un guante en la pierna, entonces, cuando marca el gol, yo grito el tanto de Defensa, los pibes de la hinchada golpeaban la chapa de la cabina y le daban más vitalidad a la historia y yo digo “gol de Stefanutti, el Rubén Darío, el hombre que le pone un cuadro a cada gol” y eso me quedó grabado hasta hoy. También recuerdo Defensa ante San Miguel, yo estaba arriba de los vestuarios que tenían un tanque que desbordaba para que los jugadores se ducharan, pero yo pegaba las formaciones en ese tanque y se me mojaba todo (risas).

Estás viviendo en España ¿en qué parte?

Yo vivo en el norte de España en Orense, para que la gente se oriente, estoy a 100 km de Vigo donde está el club Celta, a 150 km de Coruña en donde está el Deportivo. 

¿Dónde naciste?

Nací en Bernal como todos mi hermanos y en año bisiesto.

Pasaron todos éstos años y ¿cuál fue tu último relato en Defensa?

Honestamente no recuerdo bien. Mi última temporada fue en el año ’90. Pasa que yo, desde el ’88 ya hacía varios equipo e intercalaba con Defensa y por eso la confusión.

Trabajaste con Ruben Arias…

Sí, yo tenía muy buena relación con él, porque es como yo decía desde un principio, es muy buena persona, ante todo. Y guardo un lindo recuerdo suyo, yo tuve que pelear por él estando en el diario, porque ésta profesión tiene momentos ingratos. Yo tuve que dar la cara por él, cuando se le debía plata en el diario, porque del aire no se vive. Yo con Ruben tengo una entrañable amistad, aunque estamos distanciados por falta de contacto.

¿Cómo viviste el ascenso a Primera?

Yo estaba con mi señora y le digo ” la pucha va a salir campeón Defensa”. Yo veía que el equipo sabía lo que quería jugar, y habían jugadores muy buenos que ahora están en otros equipos de Primera, y cuando llegan los últimos partidos, ya había consumado matemáticamente el ascenso, pero yo quería el título. Pero, a mí lo que más me dolió fue como lo “bombearon” en cancha de Independiente en ese campeonato.

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.